top of page

Cuatro poemas de Ron Winkler

Traducción del alemán de Ingebor Robles


Finistère

 

Después de todos estos días, todavía no sé decir

lo grande que tiene que ser un poema para esto.

Lo bárbaro, lo inhumano, lo perverso, lo pérfido.

¿Un poema? ¿Para esto?

De todos modos, es posible que pronto quede enterrado.

Y entonces ya no será reconocible por las palabras.

Muertos tras, muertos de y muertos con. Y muertos en y muertos por.

En el mapa del mundo sólo aparece Ucrania. El tiempo: Ucrania.

Me despierto y busco a Ucrania.

Desde que me enteré de que los cadáveres se almacenan temporalmente

[en los balcones,

no puedo pensar en balcones sin muertos.

Ni sin sirenas. Las que están en mis células de sirena, sirenas de célula.

Esto cada día muda a mi yo.

(Y de noche vuelve en forma de impotencia.)

El lunar en mi mejilla izquierda tiene la forma

de un país destruido.

Todo lo que mi hijo ha estado construyendo con ladrillos Lego desde marzo es Ucrania.

Es azul, es amarillo, es Ucrania. Tan azul como el hollín y tan amarillo como la sangre.

Y así todas los elfos están en la guerra también. Todas las hadas están

en la miseria y todos los cuentos de hadas están atrapados en la guerra

y todas las letras han sido invadidas y todos los sentimientos han sido invadidos

y toda certeza está invadida y Dios está invadido.

Y el poema está invadido.

No tiene alfabeto para un contraataque.

Sólo espacios, espacios inciertos.

En los que yo no soy la paloma de la paz.

Todos los discursos nulos al toque de queda, por favor.

Y todos los vacilantes que se vayan a freír espárragos.

Pero en mi poema aumenta la sal.

Lo que mi segundo hijo pinta en mi pecho son Ucranias en forma de corazón.

Tal vez hechas de sal. Tal vez de algo sólo proprio de niños.

Cada día una Ucrania diferente en forma de corazón.





***




El resultado de una ejecución audaz

 

el cardenal protector trae los rollos de cocina. el escudo de armas

del todo vacío. una región

que mantiene su propia distancia, castiga la verdad.

me solidarizo con el declive

del alto alemán antiguo.

de la zona de los números negativos cae la última nieve.

es imposible elegir un color para el sol.

no obstante brilla. aunque como muy

estudiado. esencialmente me gusta, en lo no esencial no me gusta nada.

los tractores tiran de la rasa mareal. ordenados bajo bandas de nubes

como si fueran especies de peces: gaviotas

sin patria (hábilmente alejadas de todas las autopistas).

todo esto sirve perfectamente

para el alemán, así como para ser desperdiciado

en los sistemas electrónicos.

el poste de 4 banderas que va bien con el palacio se queda huérfano.

en medio de muchas otras formas raras de dominación.

animales con múltiples antenas (gozando de la vida como animales en recintos),

gargantas abiertas como ceros.

pudimos, con lana de acero en las manos, esquivar a duras penas,

pronunciar palabras como "corzos".

como los corzos. así como los corzos. soy una pareja, si eso es un consuelo.

sin que la mitad del continente se secara inmediatamente.

por favor, toma sólo la tinta que no desgarre mi corazón.





***



tbc

 

un entorno es un ejemplo.

un entorno abre un camino.

un ambiente lo entregas, lo vives.

pero un entorno también es que algo ajeno asuma tu papel.

a un entorno se debe lo eventual.

un entorno es una característica de lo indescifrable.

un entorno es un dispositivo de antónimos.

un entorno es un lugar no definido que se basa en esta vasta mierda.

un entorno es la incomprensión concentrada.

un entorno es cuando lo manifiesto ha surgido de lo latente.

un entorno está ocasionado, a tu atención.

un entorno es estar seguro hasta asumir que haya un entorno.

un entorno es hacerse cargo de sus propios gastos.

un entorno es el formulario para el contenido. de cómo se te escapa.




***

 




he aquí que un hálito me hace temblar ante las fronteras

 

de esto puedo contarte muchas fronteras: una frontera de Pandora

no hace verano. cubre tu frontera, Zeus, y hazle caso a

tu sentimiento fronterizo. haz heno mientras brille la frontera.

vive cada día como si fuera tu última frontera.

el sentido fronterizo y el viento fronterizo cambian a veces veloz.

simplemente no te apropries de las fronteras ajenas.

una frontera recorre Europa. no la frontera azul del romanticismo.

una frontera silenciosa, un tiempo. no lleva a Roma. y una sí viene sola

[más veces que nunca.

por fin, el mundo es todo lo que es la frontera.

zurú, zurú, zurú, una frontera en el zapato. tres tristes fronteras.

y si la frontera no viene a Mahoma, Mahoma va a la frontera

pero declara ese lugar tuyo donde todas las fronteras terminan.

cenizas a las fronteras, fronteras al polvo.

al despedirte di bajito: frontera.

Ábrete frontera.




 

Ron Winkler, nacido en Jena en 1973, vive en Berlín. Escribe (y traduce) principalmente poesía y prosa breve. En 2021 publicó su último poemario, Magma in den Dingen, y una correspondencia literaria con Mara-Daria Cojocaru (Du weißt nicht, wie schwer es geworden ist, einen Brief zu verschicken). Ha publicado numerosas antologías, la última junto con Birgit Kreipe Rote Spindel, schwarze Kreide: Märchen im Gedicht. Actualmente trabaja en la traducción de Ada Limón.




Ingeborg Robles es española y alemana, y escribe y publica en ambos idiomas. Ha publicado poesía y prosa en antologías, periódicos y revistas literarias. En 2021, Valparaíso Ediciones publicó su poemario Auriculares para Ulises. Tras vivir y enseñar en Oxford, Londres y Florencia, se trasladó a Berlín en 2014. Organiza y modera el Salón Berlinés - live Salon und Podcast, un lugar de encuentro en la ciudad para autores de España y América Latina con autores de habla alemana, junto con Pepe Pizzi.Las traducciones al español de los poemas de Ron Winkler tuvieron lugar en el marco de la lectura del Episodio 15 del Salón Berlinés, el 17 de octubre de 2022. "Salón Berlinés - Live Salon und Podcast" cuenta con el apoyo del Senatsverwaltung für Kultur und Europa. Foto: Maria Rapela.

 

83 visualizaciones0 comentarios

Comments


Unterstützen Sie unser Projekt!
Kaufen Sie unsere Magazine oder abonnieren alba.lateinamerika.lesen!

In die Mailingliste eintragen

bottom of page